Saltar al contenido

Movimientos, Jugadas y Pases en el Futbolín

movimientos jugadas y pases futbolín

A pesar de ser un juego de mesa, el futbolín ha desarrollado su complejidad para convertirse en toda una disciplina deportiva. Existen numerosas jugadas y estrategias de comprobada efectividad que debe conocer todo aquel que desee practicar esta disciplina de forma seria y competitiva.

A continuación te dejamos una lista explicativa de los pases y trucos que te harán un líder en futbolines profesionales:

Los trucos:

El latiguillo (pinshot): Consiste en hacer girar el muñeco a gran velocidad haciendo un movimiento rápido tocando la barra con la palma de la mano, manteniendo los dedos extendidos, cerrándolos abruptamente para detener el giro y controlar mejor el impacto.  Se puede hacer en ambos sentidos.

La muñequilla (close handed grip): Se parece mucho al latiguillo, pero a diferencia de este, se mantiene siempre la mano cerrada sobre el mango de la barra. La fuerza del movimiento proviene de un movimiento de muñeca violento que permite impulsar la bola a gran velocidad.

El barrido: Se refiere a impulsar la bola, no con el frontal del muñeco, sino con su parte lateral, haciendo que choque con una banda de la mesa en el ángulo necesario para que rebote y se dirija a la portería rival.

El snake: Se detiene la bola por completo usando los pies del muñeco. Luego se presiona la muñeca contra el mango de la barra y se hace girar subiendo la mano velozmente hasta tomar de nuevo control del agarre con la palma de la mano. Los buenos jugadores lo hacen con tal rapidez que solo se puede ver en detalle si se usa cámara lenta. En su variante Snake Largo, se deja correr la bola lateralmente para ubicarla en un hueco en la defensa con el fin de hacer el disparo final en el momento oportuno.

El guacamole: Es un movimiento de distracción que consiste en hacer que la bola golpee al menos una banda (también se puede usar la pared de fondo) con el objetivo de que regrese a nuestro poder, generando confusión en el oponente y haciendo que pierda de vista la bola durante unos instantes. Se puede repetir las veces que queramos y finalizar con un tiro a puerta usando los trucos anteriores, pero también se puede usar desde la defensa para hacer pases a los atacantes o disparar a puerta.

Marear la perdiz: Equivale al regate (gambeta, finta o drible) del futbol. Para ello debes hacer que el muñeco con que controlas el balón gire alrededor de él sin tocarlo para confundir al rival, de tal forma que se habrá un agujero en su esquema de defensa y poder hacer un pase o tirar a puerta.

Las jugadas:

El pase básico: Estriba en pasar la bola entre tus muñecos de la defensa, medio campo y atacantes de manera precisa y controlada, impidiendo que el rival se apodere de ella. Requiere de práctica y control perfecto de la fuerza para no perder la tenencia del balón.

El cambio de banda: Se pasa la bola entre los muñecos de una misma barra de forma lateral. Se utiliza mucho en el medio campo, pero también se puede emplear en los saques desde el fondo o en el ataque.

El arrastre: Para hacer esta jugada correctamente debes controlar la pelota con un solo jugador, desplazándola lateralmente hasta ubicarla en el punto preciso para hacer un pase o un disparo a la arquería.

Control a un pie: Radica en pisar la bola con el muñeco y detenerla por completo antes de hacer un pase o tiro a puerta. Los personajes del futbolín estilo español tienen los pies abiertos, lo que facilita esta maniobra; pero también se puede realizar con los muñecos internacionales que vienen con los pies juntos.

Arrastre y pase a dos: Esta es una jugada rápida que necesita de gran destreza. Se hace un arrastre, pero en vez de tirar a puerta se hace un pase lateral a algunos de los muñecos de una misma barra para luego hacer un “ping pong” entre dos personajes adyacentes, finalizando con una muñequilla o un snake.

El empujón: Se hace haciendo un pase desde la defensa o el medio campo hacia los atacantes aprovechando el impulso de la bola para rematar a puerta con gran fuerza.

La práctica

Todas estas jugadas y trucos se puede usar en rápida combinación para hacerlos más efectivos, pero para lograr la destreza suficiente debes ensayar en solitario cada una de ellas por separado, para luego ir creando secuencias personales o sumar trucos nuevos. Recuerda el viejo adagio “La práctica hace al maestro”, así que ¡Manos a las obras!